Haz que tus prendas reflejen tu personalidad, para lograrlo necesitarás un poco de tintura índigo, agua y algo denim. Imprime tu estilo a través de procesos de lavado que serán tendencia en esta temporada. Te damos 3 ideas que estarán presentes en nuestra nueva colección.

Tie dye: esta es una técnica de teñido japonesa, y para hacerla en casa necesitas: tintura color índigo, una prenda en algodón color blanco, agua, cauchos, guantes y bicarbonato de sodio. Usa los guantes y mezcla, en 7 litros de agua, la tintura con ¼ de taza de bicarbonato de sodio. Revuelve muy bien y déjalo reposar durante 15 minutos. Enrolla tu prenda de izquierda a derecha, es decir, de forma vertical, y amárrala con algunos cauchos, el número que uses, depende de la cantidad de líneas que quieras generar.

Antes de sumergir tu prenda, retira todos los residuos que quedan en la superficie, déjala 1 o 2 minutos, entre más tiempo pase en el agua, más oscuro quedará el color. Todo depende del efecto que quieras generar. Sácala y escúrrela para retirar el exceso de agua. Déjala secar por algunos minutos y quítale los cauchos, ¡así tendrás el estampado perfecto!

blogeditable_nov-s2-03

Painted denim: para hacer este proceso necesitarás: piedra pomez, blanqueador, pintura para tela, cepillo de dientes, copitos y un pincel. Comienza humedeciendo la piedra con el blanqueador y pasándola por la prenda denim para darle un estilo vintage y desgastado. Cuando hayas terminado, lava inmediatamente tu prenda en la lavadora con jabón para retirar todo el exceso de blanqueador. Espera a que se seque, y comienza a pintar tu prenda usando los copitos y el pincel. Para esto no necesitas ser un artista, solo debes dar pincelazos y hacer parches de color, por toda tu prenda. Termina poniendo un poco de pintura en el cepillo de dientes y moviendo las cerdas con tus dedos para generar un efecto de splash.

blogeditable_nov-s2-01

Sumergido: esta técnica consiste en generar un efecto degradé en tus prendas. Pon a hervir una olla con agua, agrégale la tintura, y mézclala muy bien. Retírala del fuego e introduce la prenda hasta el punto donde quieres que empiece el degradado. Déjala sumergida durante 5 minutos y saca una pequeña parte para generar una segunda tonalidad, repite este proceso hasta el final, siempre esperando el mismo tiempo entre un sumergido y otro, así te asegurarás que la diferencia de color sea visible.

blogeditable_nov-s2-02