Entre novenas, villancicos y amor se sirven cada año, durante la navidad, dos ricas preparaciones características de las tradiciones de nuestro país. El buñuelo y la natilla se roban el protagonismo para deleitarnos a todos con una combinación de sabores dulces y salados. La panela, la canela y el queso son los ingredientes principales de estas dos ricas recetas.  

Natilla:

  • 4 ½ tazas de leche
  • 50 gr de azúcar blanca
  • Media taza de azúcar morena
  • Canela en polvo
  • 90 gr de fécula de maíz
Para empezar debes poner tres tazas y media de leche en una olla, dejar que se caliente un poco y agregar el azúcar blanca y morena. Revuelve con una cuchara de palo hasta que la mezcla hierva, déjala reposar por unos minutos mientras mezclas la fécula de maíz con la otra parte de la leche. Luego junta las dos mezclas en una olla y ponlas de nuevo en el fogón a fuego lento, la clave está en nunca dejar de revolver. Cuando la mezcla tenga una textura espesa, ponla en una bandeja o plato y espera a que se enfríe para consumirla y agregarle la canela en polvo

Buñuelos:

  • 2 libras de queso rallado.
  • 1 taza de fécula de maíz
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de leche
  • 1 pizca de azúcar
  • Aceite
Bate los huevos, agrega todos los ingredientes y comienza a amasar. Cuando veas que tu masa está homogénea y fácil de manejar, comienza a hacer bolitas, que es la figura tradicional del buñuelo, y échalas en el aceite que debe estar muy caliente. No es necesario voltearlos, ellos lo hacen solos, cuando estén dorados retíralos del fuego y sírvelos.