¿Quieres alimentarte más sano y no sabes cómo empezar a hacerlo? ¿Te llega tanta información diferente, incluso contradictoria a veces, que terminas confundido y prefieres seguir con lo “conocido y lo seguro”?

¡A mí también me ha pasado! Y hoy quiero compartir con ustedes un poco de mi experiencia sobre este mundo fascinante de la alimentación saludable.

Les quiero contar sobre 5 recomendaciones que, más allá de haberlas estudiado o escuchado de médicos o nutricionistas, me han servido y me han ayudado a sentirme mejor. Para mí el objetivo principal es mejorar nuestra calidad de vida, vivir más sanos y más felices; disfrutar la comida, saborearla de una manera consciente y responsable, sin irnos a extremos ni convertir lo sano en una obsesión que en vez de darnos paz, nos agregue estrés.

Acá van los Tips:

 

1. Come verduras de todos los colores, en la forma que más te guste!

  Sin título
Imagen tomada de: www.shape.com

Ojalá puedan ser crudas al menos una vez al día en ensaladas o batidos (ideal evitar extractores porque le quitan toda la fibra que nos llena de beneficios), de resto puede ser en sopas, cocinados o como los prefieran.

Descubre un par de recetas deliciosas y muy nutritivas:

Batido Verde

8 hojas de espinaca

1 kiwi

1 manzana verde

1 rama de menta

1 taza de agua con hielo

Batido Reparador

Una cucharada de cristal de sábila (aloe vera)

Cuatro hojas pequeñas de albahaca

Media taza de piña y manzana en trozos

Una zanahoria

1 taza de agua con hielo

                                   

2. Evita Muchas Combinaciones

Sin título1
Imagen tomada de: www.pinchofyum.com

¡Créanme! Esto se los digo yo que mezclaba cualquier cosa. Todo me caía bien y pensaba que esto era muy extremista para complicarme. Y sí, puede ser tan complicado como nosotros queramos hacerlo, pero también muy simple y realmente hace la diferencia en nuestra digestión. A mí me gusta resumirlo así:

 

1. Si comes fruta, espera al menos media hora para comer algo más

2. Evita comer fruta dos horas después de una comida ya que puede causar fermentación y dificulta la digestión.

3. Disfruta el sabor de cada alimento, nos hemos vuelto muy dependientes de salsas, mezclas, sal, azúcar, que lo que hacen es cambiar el sabor real de la comida. Con esto no quiero decir que dejemos los condimentos ni mucho menos, sino que con pocos ingredientes también podemos obtener sabores deliciosos y saborear su verdadero origen.

4. Lo más importante: ¡escucha tu cuerpo! Si alguna combinación no te cae bien, déjala, al menos por un tiempo.

Acá aplica el famoso dicho: “menos es más”. En el desayuno, almuerzo y comida, come de una a dos porciones de verduras, una de proteína, un poquito de grasa natural (medio aguacate, una cucharadita de aceite de coco que puedes usar para sofreír, una cucharadita de aceite de oliva o los aceites prensados en frío), y si quieres algo de carbohidrato, que sea lo menos procesado posible.

 

3. Come en un ambiente tranquilo

Sin título2
Imagen tomada de: www.infovaticana.com

Cuando comemos rápido, de afán o con una emoción puntual y fuerte de rabia o tristeza, la comida nos puede caer mal y el cuerpo no la asimila de la mejor manera. Así que, siempre que sea posible, come en un lugar donde te sientas tranquilo. Esto es solo cuestión de costumbre y de darle la importancia que se merece.

 

4. Evita azúcares industriales y harinas refinadas

Sin título3
Imagen tomada de: www.pinterest.com

Estas solo alimentan las bacterias y hongos que nos hacen daño como la cándida y el helicobácter pylori, además de causar desequilibrios hormonales, sobrepeso y aumento en el riesgo de enfermedades crónicas y degenerativas como la diabetes.

Estos son algunos ejemplos de productos que debes evitar consumir diariamente: pan blanco, arroz blanco, cereales de caja y mecato. En cambio los dátiles, la miel de abejas (ideal que sea local), las frutas, las pastas y la quinoa o la chia, son algunos de los alimentos que debes comer con mayor frecuencia.

La verdad es que puede sonar muy extremo, pero créanme que es cuestión de costumbre. Cuando conoces los efectos reales de los alimentos en tu cuerpo, aprendes a disfrutar de lo natural y deja de ser un esfuerzo. Empieza reduciendo tu consumo habitual, ¡esto ya será un gran paso!

5. Come una buena fuente de grasas naturales que contengan Omega 3

  Sin título4
Imagen tomada de: : www.pinterest.com

Huevos orgánicos, aguacate y/o aceite de coco son algunas de las opciones que más me gustan. Que la grasa nos engorda, nos enferma y la debemos reducir al mínimo, son solo algunos mitos que hay sobre ella. Sin embargo, los últimos estudios de medicina funcional afirman que una buena fuente natural de Omega 3 es indispensable para nuestra salud, pues la necesitamos para el funcionamiento adecuado del sistema central nervioso, la fabricación de las hormonas que son los mensajeros del cuerpo, para lubricar el tracto digestivo, entre otras.

Esto puede ser muy útil también para los snacks en la tarde o antes de hacer ejercicio. Nueces como las almendras, pistachos, macadamias combinadas con una fruta y un té natural u aromática son una excelente opción que podemos tener a la mano.

Es verdad que todos somos diferentes, y que cada cuerpo recibe los alimentos de una forma distinta. Lo que a alguien le puede caer mal otra persona puede asimilarlo perfectamente, ¡de ahí la importancia de escuchar a tu cuerpo y aprender a sentirlo y conocerlo!

Lo más importante para mí ha sido la constancia, así sea que vayan incorporando de a una recomendación, pues es la manera más sencilla de asimilar los cambios. Aplíquenla todos los días durante un mes y evalúen cómo se va comportando su cuerpo. Si pueden, escriban cómo se sienten después de comer y antes de empezar a implementar algún cambio, háganlo cada semana o si pueden día por medio. Algunos cambios pueden ser pequeños y sólo escribiéndolos vamos a notarlos, otros pueden ser tan evidentes que es imposible no darse cuenta. Esos, sobre todo, compártanlos con todas las personas que puedan. Es increíble cómo algunos de estos tips tan sencillos realmente pueden mejorar nuestra digestión que es la base de nuestra salud, y con esto contribuir a la prevención de diferentes malestares y enfermedades.

Para los que quieran saber más les dejo la página web de algunos autores médicos que me encantan y constantemente están estudiando y sacando publicaciones y artículos sencillos sobre alimentación:

Disponibles en Español e Inglés

1. patriciarestrepo.com

2. http://espanol.mercola.com/

Disponible en Inglés

1. https://draxe.com/

2. http://drhyman.com

Daniela Isaza

daniisaza@gmail.com